Qué tiempos

¡Qué tiempos aquellos! Éramos jóvenes y valientes… y melenudos.

Deja un comentario